Top
5 REGLAS PARA EVITAR MORDIDAS DE PERROS – Fan Animal
fade
241
post-template-default,single,single-post,postid-241,single-format-gallery,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

5 REGLAS PARA EVITAR MORDIDAS DE PERROS

Originalmente esta nota iba enfocada en consejos a los niños para que evitaran ser mordidos por perros, pero después de darle una repasada nos dimos cuenta que hay (¿habemos?) muchos adultos a quien también les sería de gran ayuda esta información.

Niños y adultos por igual nos sentimos atraídos hacía los perros, el problema es que muchas veces confiamos en el perro, que de lejos se ve amistoso, pero que estando cerca ya no lo es tanto. Y no porque sea malo, sólo porque no nos conoce. Les compartimos estos consejos que, según César Millán, los niños (y adultos) debemos tomar en cuenta para evitar ser mordidos:

 

1. Ojo, mucho ojo: Así como con los anuncios en los que Chabelo nos decía que tuviéramos cuidado de desconocidos, ¡aplica también con los perros! Debemos ser conscientes de que un perro desconocido se puede poner a la defensiva si nosotros o un niño, llegamos directamente y con mucha energía. Incluso si viene con su dueño debemos siempre tener claro que debemos preguntar a la distancia si nos podemos acercar. Además de que no debemos sentirnos mal si nos dice que no, será por el bien de todos.

 

2. Todos calmados: En el caso contrario al punto anterior, si es el perro es el que se nos acerca es importante mantener la calma. Porque, por ejemplo, si el niño saliera corriendo por temor, esto podría activar el instinto de perro de seguir a su “presa”. Ruidos fuertes como gritos,también pueden poner ansiosos al perro y hacer más probable un ataque. En el caso remoto de que el perro derribara al niño, debemos enseñarles a protegerse el cuello y cabeza con los brazos y manos, ya que la mayoría de los ataques son en estas zonas.

 

3. Dile a quien más confianza le tengas: ¿Creyeron que sólo íbamos a tener una referencia a comerciales de los 90? Estaban equivocados. Es importantes enseñarle a los niños que si ven un perro comportándose de manera rara, esto puede ser señal de rabia, o agresividad y exceso de energía.
En estas circunstancias los niños jamás deben de acercarse al perro. Es mejor que le digan a un adulto de confianza y le hagan saber la situación.

 

4. Siempre tienen que avisar si los mordieron: Un porcentaje importante de todas las mordidas de perros requieren atención médica, por lo que si llegaran a suceder se debe reportar inmediatamente para dar la atención necesaria. También es relevante tener en cuenta hacerle saber al niño que ni él ni el perro estarán en problemas si se da una mordida. Esto para evitar que se sientan culpables y no quieran decir nada.

 

 

5. No miro, no toco, no hablo: No, no son instrucciones alternativas en caso de sismo. Esto va relacionado al tema de la manada. El líder jamás se acerca al resto de los integrantes, por lo que si nosotros no vemos directamente a los ojos o no le damos su lugar al perro desconocido, nos estamos aceptando como líderes del grupo. Además de que así no invadimos el espacio del perro, sino que invitamos a que él sea quien se tenga que acercar.

Si se acerca lo más seguro es que nos huela. Si nos huele hay dos opciones: que se aleje o que nos empuje suavemente con la cabeza. En el primer caso nosotros debemos de seguir ignorándolo. Pero si es el segundo, quiere decir que es seguro tener contacto físico con él.
Además, debemos tener en cuenta que es menos peligroso acariciar al perro de lado, en el pecho, por ejemplo. Hacerlo por encima de su cabeza puede ser considerado como un poco amenazante.

 

La verdad es que, en general, estos consejos son de sentido común, pero más vale darles una repasada, por eso de las dudas. Aún cuando a nosotros o a los niños nos emocione ver un perro, el perro tal vez no esté igual de emocionado que nosotros. Pero esta es una buena oportunidad de ir enseñando a los niños el valor de la calma y seguridad.