Top
DEJAR QUE TU PERRO TE DÉ BESOS. ¿YAY O NAY? – Fan Animal
fade
266
post-template-default,single,single-post,postid-266,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

DEJAR QUE TU PERRO TE DÉ BESOS. ¿YAY O NAY?

En el espectro de todos los dueños de perros nos vamos a encontrar de todo: los que se dejan dar unos besotes apasionados por su perro y los que los aman…pero prefiere los besos de lejos.

Estos últimos pueden argumentar diciendo que tienen gérmenes o no es higiénico. Y aunque habemos los que apreciamos este gesto de cariño, entendemos que puede ser difícil apagar esa voz en nuestra cabeza que nos dice “no sabes dónde ha estado esa lengua antes”.

 

De acuerdo a la doctora Karen Shaw Becker, hay bacterias como la Bartonella henselae en la saliva de perros y gatos y en teoría podría transferirse por los lengüetazos de amor. Pero la verdad es que hay muy poca evidencia que demuestre que esto suceda. De hecho los casos que se conocen son más por mordeduras y arañazos, no por besos. Además, esta bacteria suele adquirirse por medio de garrapatas, así que si nuestros animales están libres de eso, es todavía menos probable que pase.

 

 

Son más bien las bacterias intestinales de los animales las que nos podrían poner más a la defensiva, ya que este Suicide Squad de bacterias incluye figuras como E. coli, salmonella, clostridia y campylobacter, que no son peligrosas para mascotas sanas, pero pueden causar algún problema en las personas.

 

Tal vez prefieras no estar comiendo mientras lees las siguientes líneas.

 

Estas bacterias se encuentran en las heces de nuestras mascotas. Por lo que si se lamen el trasero y luego pasan a tu boca, digamos que es una situación menos que óptima.

 

Pero —y este es un gran e importante pero— en realidad, los casos que se llegan a dar son porque tocamos las heces con las manos y después nos tocamos la boca o la cara. La evidencia que indica que los besos directos de los perros son los que nos transmiten las enfermedades son muy pocas. Así que podemos quedarnos tranquilos.

 

 

En conclusión, sí hay bacterias en la boca y tracto digestivo de nuestros perros y gatos, pero en realidad, mientras que evitemos el contacto directo con sus heces, sus besos, de lo único que nos van a contagiar, va a ser de cariño.