preloader
Top
ESTE PEZ SE RECONOCE A SÍ MISMO EN UN ESPEJO - Somos amantes de los animales.
fade
4358
post-template-default,single,single-post,postid-4358,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
pez se reconoce a sí mismo

ESTE PEZ SE RECONOCE A SÍ MISMO EN UN ESPEJO

 

 

En el 2014, en una pecera de Osaka, Japón un pequeño un pequeño pez se miró al espejo. Este amigo identificó el reflejo que le devolvía el cristal pulido y supo que estaba mirándose.

 

Masanori Kohda, el científico que estudiaba el comportamiento del pececito al que bautizó como: número 1, expresó que estaba tan sorprendido del comportamiento del pez, que el científico se cayó de su  silla al suelo al observar que el pez se había reconocido en el reflejo del espejo.

 

pez se reconoce a sí mismo

 

Número 1, vió que tenía una mancha en la panza  (en un lugar que sólo puede ver con ayuda de un espejo), y pensando que era un parásito corrió al fondo de la pecera a frotarse para quitárselo. Este gesto tan simple es algo muy difícil para el 99% de los animales, ya que implica poder pensarse desde afuera, es decir, tener autoconocimiento como individuo. Sólo los animales considerados “más inteligentes” han pasado esta prueba como simios, elefantes, urracas y delfines. Incluso los bebés humanos no pasan esta prueba hasta los 2 años que poseen esta conciencia, antes simplemente ven a un simpático colega.

 

pez se reconoce a sí mismo

 

Para sorpresa de los investigadores, varios de estos pececillos pasaron por las mismas fases que los chimpancés: Comenzaron a nadar bocabajo y en posturas extrañas, supuestamente para verificar que son ese pez que ven reflejado. Algo que los expertos consideran inédito en el lábrido limpiador azul, que es como se llama este pez de 10 centímetros y un cerebro de 0,1 gramos, que tuvo una reacción propia de mentes muy desarrolladas.

 

chango


En los grandes simios, pasar la prueba del espejo demuestra los poderes cognitivos que atesoran; en otros animales, puede ser sólo una demostración de que están especialmente preparados para un reto de este tipo. A pesar de ello, los dotes sociales de este pez son un punto en favor del autoconocimiento: los animales más sociales, más necesitados o habituados a reconocer a otros individuos de su especie son los que más preparados están para distinguirse a sí mismos