preloader
Top
CONOCE LA HISTORIA DE AMOS, EL PERRO QUE CUENTA CON UN PERRO GUÍA - Somos amantes de los animales.
fade
4865
post-template-default,single,single-post,postid-4865,single-format-standard,theme-flow,eltd-core-1.1.2,woocommerce-no-js,woo-variation-swatches,woo-variation-swatches-theme-flow,woo-variation-swatches-theme-child-flow,woo-variation-swatches-style-squared,woo-variation-swatches-attribute-behavior-blur,woo-variation-swatches-tooltip-disabled,woo-variation-swatches-stylesheet-enabled,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
perro guía

CONOCE LA HISTORIA DE AMOS, EL PERRO QUE CUENTA CON UN PERRO GUÍA

 

 

Cuando Jess Martin trabajaba de voluntaria en un centro de rescate conoció a Amos. De inmediato supo que podría ser un problema para él encontrar una familia. ¿Por qué?, pues Amos nació ciego y necesitaba atención médica, en específico una operación para que le quitaran sus ojitos ☹️

el perro guía

 

Aunque su vida no sería fácil, Jess decidió que ella podía darle un hogar amoroso y con todas las comodidades que un buen chico como Amos merecía. Así que comenzó por el inicio: ADOPTÁNDOLO. 

 

el perro guía

 

 

La única pregunta en este momento era cómo se llevaría con su compañero Toby, un border terrier de nueve años.

 

Un par de días después de la adopción “temporal”, Jess notó que Amos no podía encontrar su plato de agua. En lo que decidía cómo actuar vio algo increíble y que auguraba una amistad sin igual: Toby lo empujó poquito a poquito para ayudarle a encontrar su platito 💜

 

Sólo pasaron un par de meses más, cuando todo el proceso de adopción terminó… ¡Toby y Amos ya eran mejores amigos!

 

el perro guía

 

 

Cuando Jess salía a caminar con ellos, Amos se asustaba con todos los ruidos estridentes o sorpresivos, y Toby hacía lo posible para ayudarlo a detenerse o se sentaba a su lado, hasta que estuviera listo para seguir avanzando. 

 

Amos también tuvo problemas al conocer otros perros, ya que no les gustaba cuando él se acercaba. Y esto era porque, obviamente, el pequeño no se comunicaba de la misma forma que los demás, así que casi no podía hacer nuevos amigos. Sin importar nada, Toby siempre ha permanecido a su lado. Realmente esto es una prueba de que lo importante es la calidad y no la cantidad.

 

A pesar de estas condiciones, este par muy aventurero: les encanta pasear por lugares nuevos aunque sean poco concurridos. Amos cada vez se atreve a explorar, mientras su amigo de por vida esté cerca. No cabe duda de que Toby es el perfecto guardaespaldas.

 

¿No te encantan?