preloader
Top
"HARLEY, EL TUERTO" EL PUG TERAPEUTA DE LA PANDEMIA - Somos amantes de los animales.
fade
5805
post-template-default,single,single-post,postid-5805,single-format-standard,theme-flow,eltd-core-1.1.2,woocommerce-no-js,woo-variation-swatches,woo-variation-swatches-theme-flow,woo-variation-swatches-theme-child-flow,woo-variation-swatches-style-squared,woo-variation-swatches-attribute-behavior-blur,woo-variation-swatches-tooltip-disabled,woo-variation-swatches-stylesheet-enabled,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
harley el tuerto el pug que inyecta buena vibra al personal de salud durante la pandemia

“HARLEY, EL TUERTO” EL PUG TERAPEUTA DE LA PANDEMIA

Harley El Tuerto, es un pug de 3 años de edad cuya labor principal es hacer reír y reconfortar al personal médico que combate la pandemia de COVID-19, en el Centro Médico Nacional 20 de noviembre, en la CDMX.

 

 

Es bien sabido la existencia de la terapia con compañía canina para distintas afecciones en seres humanos, sobre todo aquellas relacionadas con el estrés severo, y es justo lo que este pequeño pug está aportando a estas personas.

 

 

Ya han pasado por lo menos 50 días desde que el personal de la salud en este hospital se encuentra en la primera línea de fuego, ayudando a pacientes con COVID-19 y (no es para menos) muchos de ellos ya han comenzado a presentar síntomas de depresión, ansiedad y angustia.

 

 

Así fue como llegóHarley El Tuerto al rescate, integrándose al equipo de Psiquiatría, Paidopsiquiatría, Psicología y Neuropsicología del hospital, para atender o prevenir el Síndrome de Burnout (desgaste emocional y físico) del personal que ahí labora.

 

 

harley el tuerto el pug que inyecta buena vibra al personal de salud durante la pandemia

 

 

En entrevista para Excélsior, la doctora Lucía Ledesma Torres, psicóloga y neuropsicóloga clínica del 20 de Noviembre, dijo:

 

“La interacción es libre, pueden jugar con nuestro coterapeuta canino, lo pueden cargar, lo pueden acariciar, hay quienes prefieren únicamente observarlo. Harley El Tuerto es un perrito que tiene las características que se buscan para realizar este tipo de intervención, que tienen que ver con su temperamento o digámoslo así, en términos de humanos, con su carácter. Su personalidad es afable, es sociable, ecuánime, no se altera con facilidad, puede tolerar el contacto social de manera muy significativa para realizar este tipo de intervención”

 

 

Así como en su momento Frida se convirtió en la heroína de cuatro patas tras el rescate de sobrevivientes del sismo 19-S, ahora es Harley quien da su mejor esfuerzo por ayudar durante esta crisis a la que hoy nos enfrentamos.

 


Harley ha entrenado durante casi tres años y de manera puntual para su intervención en esta pandemia empezó a entrenar desde febrero, pues teníamos previsto que para esta fase de la contingencia, ya después de varias semanas de trabajo exhaustivo por parte del personal de salud, se iban a empezar a presentar síntomas de ansiedad, de angustia, depresivos y tenemos que actuar para prevenir otro tipo de padecimientos como pudieran ser trastornos por estrés agudo o más adelante cuando esto no se maneja apropiadamente, pueden inclusive desarrollarse trastornos por estrés postraumático como les pasa a los soldados de guerra”

 

El día de Harley comienza a las 4:30am, se levanta para dar un paseo de 10 minutos y desayunar, para después colocarse su traje de protección, sus botitas y su careta. Así, listo, sale de casa para llegar al hospital a la 6:30am y comenzar las intervenciones con el personal, aproximadamente 10 minutos antes de que entren a su turno. Durante sus descansos, Harley visita otras áreas del hospital, libres de COVID, para dar atención al resto del personal, y después regresa a las zonas críticas.

 

 

 

 

A las 2pm termina su jornada laboral y se retira a casa, donde la doctora Ledesma le retira su equipo de protección y lo asea, después “El Tuerto” bebe un poco de agua y toma un merecido descanso. A las 6 de la tarde sale a dar su último paseo del día, para estar en camita a las 10:30pm y al siguiente día continuar con su valiosa labor.

 

 

harley el tuerto el pug que inyecta buena vibra al personal de salud durante la pandemia

Desde aquí le queremos decir: GRACIAS Harley,
tu ayuda no tiene precio.