preloader
Top
PERRO RECIBE 400 PELOTAS DE TENIS, Y VERLO TE HARÁ FELIZ DURANTE LA CUARENTENA - Somos amantes de los animales.
fade
5576
post-template-default,single,single-post,postid-5576,single-format-standard,theme-flow,eltd-core-1.1.2,woocommerce-no-js,woo-variation-swatches,woo-variation-swatches-theme-flow,woo-variation-swatches-theme-child-flow,woo-variation-swatches-style-squared,woo-variation-swatches-attribute-behavior-blur,woo-variation-swatches-tooltip-disabled,woo-variation-swatches-stylesheet-enabled,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
perro recibe 400 pelotas de tenis

PERRO RECIBE 400 PELOTAS DE TENIS, Y VERLO TE HARÁ FELIZ DURANTE LA CUARENTENA

 

Nos encanta que  los perros se vuelvan locos con las pelotas. ¡Es divertidísimo verlos corriendo de un lado a otro con ellas! 

 

Cada perro tiene un tipo de pelota favorita, por ejemplo, Titus ama las pelotas de tennis.

 

Alistair Clyde, su dueño, notó que faltaba poco para el cumpleaños de Titus y buscando el regalo perfecto, se le ocurrió la maravillosa idea de comprar muchas pelotas de tennis. ¡Así Titus se volvería loco de amor!

 

perro recibe 400 pelotas de tenis

 

 

 

Inicialmente, Alistair iba a pedir solo 60 pelotas, pero vio que existía la posibilidad de comprar 400 y más tardó en leerlo que en ordenarlas.

 

Las cajas llegaron poco tiempo después y Titus las encontró. Sacó 2 pelotas para jugar, intentando que su humano no se diera cuenta del robo.

 

 

perro recibe 400 pelotas de tenis

 

El día de su cumpleaños, Alistair sacó las 400 pelotas ¡y la aventó por toda la casa! Titus no podía creerlo. Clyde platica que tardó un par de minutos en entender que todas las pelotas eran para él. Después de eso, no paraba de brincar y jugar por todos lados.

 

Con el paso de los días, Titus y Clyde decidieron que se quedarían solo con algunas pelotas y las demás las donarían a un refugio de perros, para así compartir toda la felicidad.

 

¿Cuántas pelotas quisiera regalarle a tu lomito?